En qué hora vivimos

Recientemente he descubierto por internet que algunos extranjeros se sorprenden de que en España comamos y cenemos tan tarde, y de que tengamos la misma zona horaria que Alemania, Suecia y Chequia, en lugar de tener la del Reino Unido o Portugal.

En España a la mayoría de la gente le parece que reservar para cenar a las 22:30 es de lo más normal, y que puesto que Francia está al lado, y tiene la misma hora, ¿porqué la vamos a cambiar?

Revisando un poco la historia, en 1884 Greenwich fue elegido como primer meridiano en la Conferencia Internacional del Meridiano, siendo por tanto la primera zona horaria (GMT, Greenwich Mean Time, Hora Media de Greenwich), el resto de zonas sumarían o restarían horas respecto de esta. España debido a su localización (prácticamente toda la península está al Oeste de Greenwich, con lo que debería tener la misma hora o una anterior) eligió la misma zona horaria, igual que Portugal, Francia y Marruecos.

Unos 50 años después, Europa entra en guerra (la segunda guerra mundial), y Alemania invade Francia, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo, y les impone su horario (CET, Central European Time, Hora Central Europea), ya que todos los territorios ocupados por Alemania usaron esa zona horaria. En España, Franco decide usar el mismo horario, y lo adopta el 16 de Marzo de 1940 (link al BOE). También en 1940 el Reino Unido adoptó este horario, ya que era el mismo en prácticamente toda Europa (link en inglés).

La guerra acabó (1945), y algunas cosas se regularizaron un poco, Mónaco, Gibraltar y Andorra adoptaron el CET (ya que eran enclaves con una hora diferente), y el Reino Unido vuelve a su horario normal (el que tuvo desde el principio y tiene ahora), pero Francia y España (entre otros países) mantuvieron el horario modificado (el que tienen ahora).

Podría parecer que esto no tiene importancia, pero este cúmulo de situaciones hacen de España en país en el que amanece más tarde en términos horarios (en Galicia hay 3 horas de desfase en verano entre la hora real y la solar), lo que retrasa la mayoría de cosas que hacemos (comer, cenar, acostarnos), pero no la hora de empezar a trabajar (o al menos no en la misma proporción), como señala la doctora Nuria Chinchilla (directora del Centro Internacional Trabajo y Familia (ICWF) del IESE). Esto desemboca en jornadas laborales que se hacen interminables y es necesario partirlas, dificulta la conciliación laboral, y en la mayoría de los casos desemboca en una falta de productividad y motivación.

El pasado Octubre de 2012, en el VII Congreso Nacional por la Racionalización de los Horarios, se propuso no modificar la hora el 31 de marzo, para volver a quedarnos con el mismo horario que en Greenwich, esta medida no tendría coste, y nos permitiría ganar 1,5 horas al día para nosotros, según la doctora Chinchilla.

Anuncios

Qué piensan los extranjeros de los españoles

Me ha resultado muy curioso un artículo en el que una americana cuenta las 20 cosas que ha aprendido sobre los españoles (con algunas estoy bastante de acuerdo, y con otras no tanto). Por supuesto, no intenta ser estricta con la lista, pero no deja de ser interesante ver cómo nos ven los demás, y qué hace diferente nuestra cultura. El artículo original (en inglés) está aquí. Esta es la traducción de lo que dice Cristine:

  1. Una madre española nunca te dejará con hambre, siempre te servirá generosas porciones en las comidas.
  2. El entusiasmo por la vida por el que son tan famosos.
  3. El español medio tiene una buena apreciación de la comida y el vino que la persona media, a juzgar por las conversaciones sobre comida que he tenido con completos extraños.
  4. Su sentido del estilo es impecable. No los verás en chándal en la tienda de comestibles como mis compatriotas.
  5. Aunque su inglés es un poco peor que el resto de europeos, le dan mucha importancia a aprenderlo, lo cual es admirable.
  6. Pueden coger ingredientes sencillos, y hacer una comida genial. ¡Te estoy mirando, tortilla de patata!
  7. Hacen vinos excelentes y (debido a ello?) bebés super-monos.
  8. Para que estén tan relajados como están en la mayoría de las cosas, no los hagas esperar cuando conducen, a menos que quieran oír cómo suenan muchos claxon sonando a la vez.
  9. Aunque es probable que te hagan esperar para tomar un café contigo, lo arreglarán quedándose contigo tanto tiempo como puedan antes de volver al trabajo.
  10. Las ferias locales son muy importantes para ellos. Es mejor evitar planificar algo importante con alguno durante esos días.
  11. Te regañarán por no llevar zapatillas en casa, te arriesgas a coger un resfriado.
  12. Descubrirás su afinidad por las horribles servilletas de los bares y otras cosas (como las señoras mayores “colonas”).
  13. Si tienes prisa, tendrás que maniobrar como un conductor de Fórmula 1 entre el montón de caminantes lentos de la calle.
  14. El orgullo regional y provincial viene normalmente primero, son una panda luchadora.
  15. Todo el mundo tiene un pueblo.
  16. Les encanta mezclar vino y cerveza con un montón de cosas.
  17. Sus abuelos pueden ser lo más bonito del mundo en sus pantalones apretados, sudaderas y gorras No olvidemos también las manos unidas detrás de la espalda.
  18. Tienen una cierta manera de hacer especial la comida de cada día. Nada es mejor que pasar las horas comiendo y charlando alrededor de una mesa española.
  19. Su perro preferido es el Yorkshire, a juzgar por la increíble proporción de Yorkshires que veo diariamente, respecto de otras razas.
  20. Les gustan las “erías” más que las tiendas para todo. Si quieres fruta, vas a la frutería, la carne en la carnicería, pan en la panadería, bollos en la pastelería…

¿De verdad somos así? Lo de no ir a comprar en chandal y bebés super-monos se podría discutir… hay gente para todo.